Balance de Blancos: Aprende a Dominarlo y Saber Cuando Usarlo

Qué es el Balance de Blancos en Fotografía

¿Has notado cómo algunas fotografías se «tiñen» de una tonalidad? Pues el balance de blancos es un ajuste de cámara que nos permite tomar fotografías sin dominantes de color, equilibrando los niveles de los colores básicos rojo, verde y azul (RGB).

El sol en los distintos horarios, la luz proveniente de una lámpara de tungsteno, el destello de un flash… Cada una de estas fuentes tiene una temperatura de color distinta. No saber controlarla puede jugarte una mala pasada. 

Pero si logras un correcto balance de blancos, conseguirás tonalidades y colores fieles, sin alteraciones causadas por la tonalidad de la fuente de luz que estemos usando. Sigue leyendo y descubre cómo lograrlo.

El balance de blancos es un ajuste de cámara que nos permite tomar fotografías sin dominantes de color.

El Balance de Blancos y la Temperatura de Color

La temperatura de color es la presencia dominante de un color del espectro lumínico en la fuente de luz que ilumina una determinada escena. Esta altera los colores reales que estás fotografiando. 

De forma más técnica, la temperatura de color de una fuente de luz se define comparando su color dentro del espectro luminoso con el de la luz que emitiría un cuerpo negro calentado a una temperatura determinada. Es por esto que la temperatura de color se expresa en kelvin

Aunque no lo notemos a simple vista, las distintas fuentes de luz artificial tienen variedad de tonalidades que van de los cálidos (rojo, amarillo, naranja) a los fríos (azul, blanco). Esto depende de la fuente de la cual provienen.

La temperatura del color se mide en grados Kelvin, que van desde los 1000 k (luz de una vela, por ejemplo), 5500 k para la luz del mediodía, 7500 k si está nublado, o 10.000 k para un cielo pleno azul, entre otros.

El desafío que una dominante implica es que, de no ser corregida, tu cámara captará los colores de una manera distinta a como los vemos en la realidad. 

Balance de Blancos: para qué Sirve

Nuestros ojos procesan la luz y compensan estas dominantes sin que seamos conscientes de ello. Sin embargo, nuestra cámara no puede hacerlo por sí misma. Por ende, somos nosotros quienes debemos ajustar la temperatura de color de la fuente de luz, para de esta forma lograr que los blancos sean lo más neutros posibles.

El balance de blancos es la herramienta que emplearemos para hacer esta corrección. De este modo, por ejemplo, si estás fotografiando un atardecer y quieres que los elementos blancos no se vean alterados por la dominante cálida, el balance de blancos te permitirá compensar con tonos más fríos. 

Para qué sirve el balance de blancos
Imagen: @marcute en Unsplash

¿Cómo Usar Correctamente el Balance de Blancos?

El balance de blancos es una función que tienen todas las cámaras digitales actuales. La corrección de las dominantes de color se realiza mediante la compensación. Por eso, solo tienes que saber cuál es la dominante de color de la luz que estás utilizando, para modificarla adecuadamente y que los colores sean reales.

Cómo Ajustar el Balance de Blancos en la Cámara

Si bien cada cámara es distinta, las funciones generales del balance de blancos son las siguientes para todas:

  • Automático.
  • Semiautomático.
  • Manual.

Para utilizarlo correctamente, deberás identificar el tipo de luz que hay en el ambiente. Así podrás ajustar correctamente los parámetros y llegar a un blanco equilibrado.

Modo Automático

El modo automático es el más fácil de utilizar, ya que la cámara hace los ajustes por sí misma,  y si disparas tus fotografías en formato RAW, luego podrás reajustarlo en el revelado. Este modo de balance de blancos funciona mejor en situaciones de luz neutra.

Suele ser el más versátil ya que se adecúa a la mayoría de situaciones, pero en iluminaciones con dominantes extremas, puede tender a los tonos azulados o rojizos y el resultado ya no será tan preciso.

Semiautomatico o Presets

Los modos semiautomáticos están preparados para corregir dominantes en situaciones estandarizadas. De esta manera, le indicaremos a la cámara en qué situación de luz nos encontramos y ella se encargará de compensar con los valores predeterminados.

Los modos semiautomáticos suelen ser: luz de día, nublado, sombra, tungsteno, fluorescente y flash, entre otros.

 Temperatura de color
Imagen de David Mark en Pixabay 

Modo Manual

Cuando necesitamos corregir la luz con máxima precisión, o necesitamos llegar a un tono en particular, recurrimos al modo manual.

Aquí le indicaremos nosotros a la cámara qué debe hacer, de acuerdo al valor exacto de grados kelvin que necesitamos según la escena a fotografiar.

Personalizado

Cuando usamos el balance de blancos en modo manual, tenemos la opción de utilizar un recurso sumamente útil como la carta de grises.

Esta es una pequeña tarjeta de un tono gris neutro (lo que se conoce como gris 18%) a la cual tomaremos una fotografía en la situación de luz que vamos a usar. Esta imagen nos ayudará a darle una referencia a la cámara para que pueda equilibrar los tonos.

Balance de Blancos: Ejemplos

Así como utilizamos el balance de blancos para corregir, también podemos usarlo para potenciar colores y generar una atmósfera y estética concreta como, por ejemplo, en un atardecer.

Atardecer balance de blancos
Imagen de Giani Pralea en Pixabay 

Ciertos trabajos requieren blancos perfectos: una novia querrá que su vestido se vea tan blanco como en la realidad.

Balance de blancos fotografía de bodas
Imagen de Vu Toan en Pixabay 

Una carta de grises te ayudará a obtener una temperatura de color equilibrada en géneros como la fotografía comercial, de producto o gastronómica.

Carta de grises y balance de blancos
Imagen de Huahom en Pixabay 

Ajustar el Balance de Blancos en Postproducción

A pesar de tener tantas opciones para corregir el balance de blancos en el momento de la toma, muchas veces nos olvidamos de hacerlo. Como resultado, al editar el trabajo, nos encontramos con muchos errores.

La buena noticia es que podemos corregirlos en edición con la ayuda de programas como Lightroom o Capture One.

Si aún no sabes utilizarlos, te recomendamos los cursos de TOO MANY FLASH donde aprender a dominar la técnica y teoría del balance de blancos y tomar el control definitivo de tus fotografías.

Balance de Blancos: Photoshop

Si utilizas Photoshop, puedes corregir la temperatura de color de varias maneras. Puedes utilizar el revelador Adobe Camera Raw, o también ajustarlo mediante una capa de ajuste de equilibrio de color, o a través de curvas / niveles para configurar los blancos y negros dentro de la imagen. 

banner curso photoshop TOO MANY FLASH

Balance de Blancos Lightroom y Capture One

Lightroom y Capture One son programas avanzados con los cuales podrás ajustar el balance de blancos de manera rápida y sencilla. Puedes hacerlo en el módulo de revelado, mediante los presets (los mismos que tienes en tu cámara). También, puedes hacerlo de forma manual o utilizando el cuentagotas para tomar una muestra de blanco o gris neutro como referencia. 

 

banner curso lightroom TOO MANY FLASH

Conclusión

El balance de blancos es un ajuste muy importante que utilizarás a lo largo de toda tu carrera profesional, independientemente del tipo de fotografías que realices.

Controlándolo podrás lograr los colores buscados, ya necesites una imagen realista o desees potenciar tonalidades para lograr un mayor impacto.

¡No dejes de formarte para dominar el balance de blancos en tus fotografías y mejorar tus imágenes!

FOTOGRAFÍA PROFESIONAL

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese: 

Guía para convertirte en fotógrafo profesional

6 Ventajas de Hacer un Curso de Lightroom

8 Señales que te Muestran que Debes Formarte en Fotografía

Recursos para Fotógrafos Emprendedores que mejorarán tu Negocio

The yellow awards

TOO MANY FLASH

La Escuela de Emprendimiento Fotográfico es referente en el sector por su metodología práctica, dinámica y funcional. Su completo plan de estudios es totalmente flexible y está adaptado mercado laboral actual con una marcada visión internacional y orientación profesional. TOO MANY FLASH es reconocida por ser la plataforma de entrenamiento de los fotógrafos de la nueva, que transcienden la técnica y la creatividad para conquistar nuevas oportunidades en el mercado, elevando los estándares de calidad del sector con su preparación académica y profesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba