HDR (High Dynamic Range): Qué es y Cómo Realizar esta Técnica Fotográfica

¿Has intentado alguna vez hacer una fotografía de un paisaje soleado en tus vacaciones? Si has contestado que sí, seguro que notaste que debías decidir: exponer para las luces o exponer para las zonas más oscuras. Este dilema es el que soluciona la fotografía HDR.

La decisión anterior implicaba “perder detalle” en alguna zona, ya fuera la más iluminada o se tratase de las sombras. Pero fotografiando en HDR obtendrás imágenes bien expuestas sin importar cómo de amplio sea el ratio luz-oscuridad.

Si quieres saber más sobre la técnica de la fotografía HDR que tan útil resulta y aplicar esta técnica en tus propias capturas, sigue leyendo, que te contamos todo lo que necesitas saber.

HDR: Qué es High Dynamic Range

Lo primero que debes saber es que nuestros ojos recogen mucha más información de la que puede “ver” el sensor de tu cámara. Por ejemplo, todos, alguna vez, hemos querido fotografiar algún paisaje soleado. Sin embargo, en la fotografía resultante encontrábamos que cierta información se había perdido. 

Quizás faltaban las nubes o, tal vez, las partes en sombra eran manchas negras sin textura, debido al sensor de la cámara, cuyo rango dinámico es de 10 a 13 pasos de luz. Por su parte, nuestros ojos, con mayor riqueza tonal, “ven” un rango de 15 a 20. Puede que incluso más, contando con el tiempo suficiente para adaptarnos a la iluminación presente.

Gracias a la técnica de la fotografía HDR obtendrás imágenes correctamente expuestas a lo largo del rango dinámico. Así tendrás matices e información tanto en las sombras como en las altas luces.

La fotografía HDR es la técnica que resuelve este problema en situaciones de rangos tonales tan amplios entre luces y sombras. Su nombre en español quiere decir “rango dinámico alto” y permite que las zonas que habrían quedado sobreexpuestas y las que habrían sido subexpuestas conserven información en la imagen final.

En Qué Consiste la Técnica HDR en Fotografía

Para realizar la técnica del HDR necesitarás de una serie de fotografías con el mismo encuadre. Lo ideal es tener al menos 3: una expuesta para los tonos medios, otra expuesta para las zonas oscuras y la última, expuesta para las zonas de altas luces. Cuantas más fotografías hagas, mayor será la riqueza tonal del resultado final.

Posteriormente, estas imágenes se combinan para dar lugar a una nueva fotografía que recoge toda la información tonal aportada por las capturas que hayas hecho. Así es como se logra que todas las zonas en la imagen queden correctamente expuestas.

Si bien existe la posibilidad de triplicar una imagen en RAW y recuperar información de las zonas sobre o subexpuestas para acoplarlas con algún programa de edición de imágenes, esto no se aconseja. 

Trabajar en HDR de esa manera, implica pérdida de riqueza en los matices de las altas luces y creación de ruido en las áreas oscuras, perdiendo con ello calidad de imagen y definición.

La excepción sería en el caso de fotografiar objetos en movimiento o seres vivos, dada la imposibilidad de que se mantengan exactamente en el mismo sitio para realizar las 3 capturas mínimas que necesitas.

Equipo y Accesorios Indispensables para una Fotografía HDR

En primer lugar, necesitas de la herramienta que te permita hacer las capturas que luego acoplarás. Parece una obviedad, pero no lo es. Esta cámara debe tener ajustes manuales disponibles. 

Si la cámara en cuestión, además, dispone de modo bracketing, podrás automatizar las capturas configurando solo los ajustes de la primera, mientras que de las otras 2 se ocupa la misma cámara. 

Por otro lado, si cuentas con un smartphone moderno, puede que este tenga la función de fotografía en HDR. Estos teléfonos móviles hacen automáticamente los pasos que ya vimos. 

La tentación de usar esta función en tu móvil puede ser alta, pero ten por seguro que los resultados serán mejores si tomas las fotografías con una cámara con funciones manuales.

Lo siguiente que necesitarás será un trípode para mantener el mismo encuadre en todas las capturas que hagas. De ese modo, las imágenes podrán acoplarse sin dificultades en la posproducción.

Finalmente, necesitarás un programa de edición que te permita realizar el acople en cuestión para generar la fotografía HDR.

Programas para Editar Fotografías HDR

Como no podía ser de otra manera, entre los programas de edición más populares con herramientas para realizar HDR, encontramos tanto a Photoshop como a Lightroom.

Por supuesto, hay otras herramientas a las que puedes recurrir si no tienes suscripción a estos programas de Adobe. Entre ellos, te sugerimos probar:

  • Photomatix
  • Nik Collection
  • Artizen HDR
  • Y, por último, un software de uso libre: Qtpfsgui

Cómo Utilizar la Técnica HDR en tus Fotografías: Consejos y Puntos Clave

La fotografía HDR se emplea especialmente en 4 situaciones. Veamos cada una en detalle.

  1. Fotografiar arquitectura: como vimos al inicio de este artículo, las diferencias enormes en el rango dinámico de una imagen que puede haber en un paisaje también aparecen en la fotografía de arquitectura. El uso del HDR nos permite trabajar con la luz natural de los ambientes a registrar mientras nos evita recurrir al flash. 
  2. Fotografiar por la noche: el contraste lumínico en las ciudades, con sus neones y farolas, puede registrarse con sus matices y profundidades gracias a esta técnica.  
  3. Fotografiar en días de pleno sol: estos días presentan un gran contraste entre las áreas de altas luces y las partes en sombra. Pero el gran rango dinámico presente no impedirá que tengas una gran captura si apelas al HDR para mantener el detalle en todas las zonas 
  4. Fotografiar en días nublados: las texturas y volúmenes de las nubes pueden mostrarse con gran detalle. Mientras tanto, las demás zonas de la imagen conservan sus detalles.

A continuación, veamos algunas claves para lograr los resultados que buscas en tus fotografías HDR.

Disparador Remoto y Temporizadores

La idea de usar un trípode es que la imagen no se mueva. Y, al pulsar el disparador, podrías moverte imperceptiblemente. Para evitar esto y la borrosidad en tus fotografías, recurre al disparador. 

Un disparador remoto o el temporizador de la cámara te serán especialmente útiles cuando emplees velocidades por debajo de 1/60

Velocidad

Ten presente que para tener grandes resultados en el HDR, debes partir de fotografías correctamente expuestas para acoplar y obtener el rango dinámico lleno de matices que deseas. Por lo tanto, para modificar la exposición deberás variar la velocidad de la captura

Diafragma

Con relación a la apertura del diafragma, nunca la modifiques, ya que obtendrías variaciones en la profundidad de campo que luego complicarían el acople. Este es otro motivo por el que insistimos en que no tomes las fotografías a mano alzada, usa el trípode.

ISO

Dispara con el mínimo ISO posible. Como siempre, a menores sensibilidades, menor es la presencia de ruido en la imagen. Y considerando que el HDR se genera en postproducción, hay posibilidades de generar ruido durante el acople. Por lo tanto, en cuanto al ISO, menos es más.

Detalle

Por otro lado, no exageres el efecto, ya que podrías arruinar la imagen final. Un HDR exagerado produce halos alrededor de los objetos o sobre texturas, como las de nubes en el cielo. Esto dará como resultado una imagen poco natural. 

Nuestro consejo es que vayas variando la intensidad del efecto hasta dar con aquel que se ajuste a tu estilo, sin provocar las aberraciones mencionadas. 

Contraste

Asimismo, deberás también ajustar el contraste para evitar obtener una fotografía final sin profundidad. Como toda fotografía, las imágenes en HDR requieren de una postproducción que no se limita al acople. Juega con los niveles, curvas, saturación, etc. 

RAW

Recuerda disparar en RAW para obtener mayor riqueza en cuanto a la información que recoja el sensor de tu cámara. Pero, sobre todo, si vas a hacer una fotografía HDR de objetos o sujetos en movimiento que podrían generar sombras al moverse.

Dado que esto último podría ocasionar problemas en el acople de la imagen, trabajarás con una única fotografía que editarás rescatando la información de las altas luces y la zona de sombras. 

Histograma

Si tienes dudas sobre si deberías o no considerar un HDR en una determinada situación, revisa el histograma de tu cámara. Si la mayor parte del gráfico se encuentra en el extremo izquierdo, quiere decir que hay grandes zonas oscuras y si, por el contrario, se ubica mayormente a la derecha, tienes zonas de altas luces.

En cualquiera de estos casos, será buena idea apelar a la fotografía HDR para obtener la información completa de la imagen y conservar buen nivel de detalle.

Bracketing Automático

Si tienes esta opción disponible en tu cámara, aprovéchala. Así, solo deberás establecer la apertura de diafragma adecuada para obtener la profundidad de campo que busques, mientras la cámara calculará el resto de los parámetros de las otras fotografías por sí misma. 

Por último, queremos compartirte algunos consejos para que experimentes y encuentres tu propio estilo dentro de la fotografía HDR.

Explora qué posibilidades ofrece la fotografía HDR aplicada a paisajes, arquitectura y la fotografía nocturna bajo esta técnica. También puedes usarla con objetos metálicos, objetos de colores intensos y variados, además de texturas.

Experimenta

Hay varios temas en los que puedes poner a prueba y explorar tus destrezas en la fotografía HDR. Practica con objetos de colores vivos, objetos metálicos y texturas. Establece condiciones de alto contraste y juega con ellos. 

Conclusión

La fotografía HDR permite obtener imágenes con gran nivel de detalle, incluso en situaciones de alto contraste que antes hubieran implicado pérdida de información. Tiene una gran aplicación en fotografías comerciales, editoriales, de arquitectura e interiorismo, entre otras, por lo que conocerla y saber aplicarla te dará una ventaja competitiva.

Asimismo, como toda fotografía, la técnica del HDR requiere de un postproceso que destaque sus virtudes. Para ello, te animamos a leer sobre Retoque fotográfico: trucos y consejos para mejorar tus imágenes, en nuestro blog.

En TOO MANY FLASH ponemos a tu disposición la Especialización en Postproducción, en la que podrás formarte con los mejores profesores del sector y con equipos de vanguardia. De esta forma, podrás darle a tu carrera profesional el impulso y los fundamentos necesarios para el éxito.

Y si quieres ir más a fondo y conocer los secretos de la edición y la posproducción para aplicarlos a tus fotografías, apúntate a la Especialización en Posproducción de TOO MANY FLASH.

ventajas de ser fotografo profesional

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese: 

8 señales que te muestran que debes formarte en fotografía

Estudiar fotografía: Todo lo que necesitas saber

Top 5 de los Mejores Cursos de Iluminación en Fotografía

Iluminación Fotográfica: Retos Comunes y Tips para Solucionarlos

10 razones para realizar un curso de postproducción fotográfica

The yellow awards

TOO MANY FLASH

La Escuela de Emprendimiento Fotográfico es referente en el sector por su metodología práctica, dinámica y funcional. Su completo plan de estudios es totalmente flexible y está adaptado mercado laboral actual con una marcada visión internacional y orientación profesional. TOO MANY FLASH es reconocida por ser la plataforma de entrenamiento de los fotógrafos de la nueva, que transcienden la técnica y la creatividad para conquistar nuevas oportunidades en el mercado, elevando los estándares de calidad del sector con su preparación académica y profesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba