La marca personal del fotógrafo

Reafirmar tu identidad en tu trabajo y en tu servicio para diferenciarte de la competencia.

Como en todos los sectores, las crisis son sinónimo de oportunidades, y la fotografía también ha sucumbido a sus efectos. No obstante, el sector de la fotografía es quizá el mejor avenido en términos de negocio respecto a otras profesiones artísticas. La competitividad es cada vez más fuerte, pero sin duda se puede vivir de ello. Y muy bien.
Estamos acostumbrados a tratar con mucho fotógrafos, aficionados, amateurs, potenciales profesionales, semi-profesionales y los fotógrafos profesionales ya consolidados. Lo único que diferencia a todos los anteriores de éstos últimos es su posicionamiento. ¿Y qué entendemos de posicionamiento? Ocupar un lugar privilegiado frente a tu competencia ante los ojos de tu futuro cliente.

¿Y cómo conseguimos posicionarnos? Pues para conseguirlo habrá que diferenciarse… ¿Y cómo conseguimos diferenciarnos? Pues mirando hacia nuestro interior y preguntándonos quiénes somos, qué hacemos, cómo lo hacemos y para quién lo hacemos primeramente (consolidando la marca personal del fotógrafo), y basándonos en esta primera reflexión, podremos definir dónde queremos estar en un medio y largo plazo para guiar nuestras acciones y metas en el corto plazo. Para poder diferenciarse como fotógrafo es muy necesario no sólo tener habilidades creativas sino también conocer las normas del juego (la técnica y la formación especializada serán tus aliados), para así poder empezar a trazar tu trayectoria profesional (haciendo, equivocándote, haciendo, cayendo, levantándote, haciendo, fallando, mejorando…) y será en este camino cuando vayas definiendo tu estilo propio como fotógrafo y a medida que los vayas forjando estarás más cerca de ser un verdadero profesional.

LANZADERA-DE-FOTOGRAFOS LANZADERA-DE-FOTOGRAFOS

En esta serie de fotografías acompañamos a Mónica Sánchez, ganadora de la beca de La Lazandera de fotógrafos, que está renovando su porfolio en una sesión usará para reafirmar su estilo propio.
Durante el proceso de aprendizaje, negociarás mal, tirarás tus precios, acosarás a posibles clientes, harás proyectos de esos que nunca se cobran… No pasa nada, estás aprendiendo. Pero toma este aprendizaje como una inversión que tienes que recuperar. En el momento en que destaques frente a tu competencia será el cliente el que te busque a ti, y tendrás en tu poder algo muy importante. La posibilidad de elegir, con quién trabajar, qué hacer y qué no hacer. A eso le llamamos profesional, a una persona con experiencia, especialista en su labor, que tiene un criterio propio y ha forjado unas habilidades dignas de llevar su propio negocio de forma autónoma de forma responsable y eficiente.

LANZADERA-DE-FOTOGRAFOS

Aquí vemos como el experto en fotografía de Moda, Oliver Pedrosa, revisa el porfolio de Pablo Paniagua para seleccionar su trabajo y ver cómo mejorarlo.
Pero… ¿De qué sirve hacer las cosas bien si no las haces saber? Este es un lema que guía los pasos de la comunicación de tu negocio, la herramienta para llegar a tus clientes. A través de tu estilo deberás crear una marca personal como fotógrafo, una identidad propia, y conseguir que te reconozcan como un diamante entre las mil piezas de bisutería que te rodean. Que te conozcan, empaticen con tu forma de trabajar, y te contraten. ¿Y por qué no? Que queden satisfechos con tu servicio y luego te recomienden a otros posibles clientes. Aunque este ya es otro tema…
Para ayudarte en este sentido te recomendamos La Lanzadera de Fotógrafos, un programa especializado de formación, mentoring guiado por fotógrafos profesionales y asesoramiento en materia de negocios dirigido a fotógrafos semi-profesionales que te ayudará a alcanzar la excelencia como profesional en un programa intensivo de 9 meses. En él perfeccionarás la técnica, tu estilo y tu porfolio. Podrás definir tu estrategia de Marketing (comercial, comunicación, imagen corporativa), adquirirás habilidades en administración, negociación, trato con el cliente, etc. Además podrás usar instalaciones especiales como estudios fotográficos o espacios de trabajo adaptados (En el impresionante espacio Impact Hub Madrid -ver foto de portada-) y tendrás el apoyo de diversos mentores especialistas en cada área para lanzarte como profesional.

The yellow awards

TOO MANY FLASH

La Escuela de Emprendimiento Fotográfico es referente en el sector por su metodología práctica, dinámica y funcional. Su completo plan de estudios es totalmente flexible y está adaptado mercado laboral actual con una marcada visión internacional y orientación profesional. TOO MANY FLASH es reconocida por ser la plataforma de entrenamiento de los fotógrafos de la nueva, que transcienden la técnica y la creatividad para conquistar nuevas oportunidades en el mercado, elevando los estándares de calidad del sector con su preparación académica y profesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba