Una escuela con valores de igualdad, así es TOO MANY FLASH

Las organizaciones son más que un reflejo de la sociedad, son catalizadores del cambio.

En una sociedad con una historia repleta de desigualdades sociales, la misión de las organizaciones no es otra que contribuir con su actividad, siendo socialmente conscientes y responsables. Nuestra forma de hacerlo es sencilla y fluida, porque es orgánica, porque es sincera y porque está en nuestro ADN. Naturalizamos lo que es y hacemos visible lo que debería ser. En definitiva, integramos a las personas por igual, sin distinción de género y de ningún otro tipo. 

Aunque las mujeres han demostrado con creces su valía y potencial, todavía hay mucho que hacer en el mundo de la empresa para permitir que puedan desarrollar su pleno potencial, y desde TOO MANY FLASH queremos compartir nuestra humilde forma de hacer, esperando servir de inspiración a muchas otras organizaciones.

Confiamos en que es algo ya conocido por todos, que cuando hablamos de feminismo, hablamos de igualdad, sin excluir, integrando femenino y masculino. Y desde ese punto de partida, creemos y defendemos la igualdad de oportunidades en todos los aspectos y etapas de la vida.

Con plena consciencia de ello, su fundadora Vanessa Roso, ha asentado los cimientos de La Escuela de Emprendimiento Fotográfico sobre valores feministas, de respeto, responsabilidad, coherencia, honestidad e igualdad, y gracias a su equipo ha conseguido hacerlo una realidad en el día a día de la escuela. 

No sólo hablamos de un centro de formación que ha sido un éxito por su modelo, trayectoria, metodología, calidad y reputación. También lo es por sus valores humanos. Una escuela que fomenta poder dedicarse a lo que uno le apasiona, pudiendo trazar un plan para cumplir sus sueños, entrenando sus habilidades y empoderándose para hacerse dueños de sus propio futuro. Una escuela que funde las inquietudes y talentos con los objetivos laborales, para así poder lograr la coherencia y solidez de una trayectoria personal y profesional. Este tipo de metodología y resultados, no podrían ser posibles sin una visión global, emprendedora y feminista, donde se fomenta el potencial y el talento genuino de cada persona y el compromiso mutuo entre escuela y alumno para llegar lejos, juntos y de la mano.

Algunos datos relevantes que desvelan los 8 años de trayectoria de TOO MANY FLASH muestran el importante papel de la mujer, tanto en su gestión, como en el equipo de docentes y en la base de su alumnado.

Un equipo formado y liderado por mujeres.

El equipo de TOO MANY FLASH está formado por un 80% de mujeres. Además, todos los cargos directivos están representados por mujeres. La Directora y Fundadora, Vanessa Roso; La Directora Financiera, Toñi Mora; La Directora Comercial, Cristina Vergara; y la Coordinadora Académica, Silvia Revuelta; son las mujeres que asientan la base de la estructura de la escuela y participan a diario en la toma de decisiones. Los puestos de gestión, de producción y de atención -que son los necesarios y habituales en un centro de formación- también están ocupados en su mayoría por mujeres y compartimos algunas razones que puedan dar sentido a esta estructura. 

A pesar de que los procesos de selección han sido totalmente igualitarios, la demanda ha sido de un 70% de mujeres frente a un 30% hombres aproximadamente, sin hacer distinción de puestos. En las entrevistas finales, el 85% de las personas que han sabido destacar al mostrar más altas capacidades y poder integrarlas y combinarlas en puestos mixtos y polivalentes, han sido mujeres. No hablamos de nada que tenga que ver con ser «multitasking» y otros atributos asignados de forma equívoca al género femenino, sino de perfiles más completos, que aportan un gran valor en la atención diaria de un centro, con alta capacidad resolutiva, proactiva, y empatía que permiten gestionar con fluidez todo tipo de peticiones.

Es un tipo de gestión donde la naturaleza del trabajo no es siempre predecible, y donde las personas siempre están en el centro de todo lo que hacemos. Está demostrado que, en el trabajo con personas, la energía femenina es esencial. Y atención a esto, tanto hombres como mujeres contamos con energía femenina y masculina – el Yin y el Yang- aunque en cada persona hay distintos grados de desarrollo. Como en todo en la vida, lo ideal tanto en hombres como en mujeres, es poder contar con un equilibrio entre ambas energías y polaridades, para devenir en personas y profesionales más íntegras y completas.

«Nuestra misión como centro de formación, ante la sociedad, es preparar alumnos como fotógrafos/as profesionales dispuestos/as a ofrecer altos estándares de calidad. Nuestra misión como empresa es la satisfacción del alumno cuidando la calidad en la atención y la formación. Nuestra misión como escuela -y personal- es conseguir que las personas se dediquen y apuesten por lo que les apasiona y puedan vivir satisfactoriamente de ello. Creemos que la gestión y la toma de decisiones de la mujer integra perfectamente los intereses de todas las partes con ética, coherencia y honestidad. Siempre encontramos, coordinadas, las soluciones más innovadoras y prácticas, a la vez que velamos por el largo plazo y por el bien de la comunidad y la sociedad. Tener un equipo directivo formado por mujeres, sin duda es uno de los factores clave del éxito de la escuela.» Según palabras de Vanessa Roso, Directora de TOO MANY FLASH.

Un equipo integrado por mujeres, además, tiene el ritmo orgánico y una forma de organizarse, comunicarse y gestionar, más femenina. Dando por sentado que es una empresa donde la conciliación es un derecho y una realidad incuestionable, además se integran las nuevas formas de hacer, las formas de hacer que hacen a las organizaciones más amables y sostenibles. Hablamos de una forma de organizarnos que se centra no solo en objetivos, sino en cuidar a las personas, donde es más importante el por qué y el cómo que el qué; donde la comunicación es accesible y fluida; donde colaboramos en equipo y en un clima de confianza; y donde integramos e incluimos a todo aquel que quiera formar parte de la comunidad.

En esta organización también el papel del hombre es fundamental y enriquecedor, dado que se integra en los valores de igualdad. Ni por encima, ni por debajo; ni realizando un tipo de trabajo diferente por sus tareas o responsabilidades, ni con más o menos privilegios. Esta filosofía permite normalizar un modelo de trabajo y sociedad donde se integren los ritmos, formas y energía femeninas, enriqueciendo el tejido productivo, en las relaciones y el ámbito laboral. 

Os compartimos un vídeo de Cristina Vergara donde habla de la esencia de nuestra atención y servicio. 

20 de 48 docentes, son mujeres profesionales con una trayectoria consolidada.

El profesorado de la escuela está formado por 48 profesionales en activo, de los cuales 20 son mujeres. La integración del género femenino tanto en el equipo de gestión como en el de docentes y alumnos, han sido totalmente naturales y orgánicos, sin forzar en ningún momento medidas como la «ley de paridad», que aunque puedan tener buenas intenciones, pueden resultar injustas desde otras perspectivas. Aunque bien es cierto que el número de mujeres docentes es menor en la actualidad, también es cierto que estamos asistiendo a un aumento constante de fotógrafas profesionales y esto va a suponer una transformación del sector.

Los requisitos para poder impartir clases en TOO MANY FLASH se rigen por tener al menos 10 años de trayectoria profesional en el campo que imparten y ser profesionales actualmente en activo con habilidades docentes. Un perfil donde todavía a día de hoy, solo encontramos un 25% de mujeres. Si ponemos esta variable sociodemográfica en contexto, podemos observar como tiene lógica, dado que la mayoría de docentes actuales se formaron entre 1990 y 2005 y en aquel momento el sector de la fotografía estaba considerada una «profesión de hombres». Esta expresión era el reflejo de la sociedad y del lenguaje pocas décadas antes, como sucedía en la mayoría de oficios y carreras científicas.

Aceptando que no podemos cambiar el pasado, y honrando los orígenes de esta profesión, nos sentimos verdaderamente orgullosas de contar con algunas de las fotógrafas que fueron pioneras y nos abrieron camino y que actualmente combinan su actividad como fotógrafas con la docencia, siendo guía e inspiración de las nuevas generaciones. 

Prueba de ello es Sofía Moro, fotógrafa documental y especialista en retrato editorial, colaboradora de El País Semanal, Vanity Fair y Amnistía Internacional, entre otras. A continuación podemos disfrutar de una entrevista realizada en 2014 y gozar de su visión y amor por la fotografía, donde pone énfasis en su valor documental, el espíritu de colaboración, las emociones y los Derechos Humanos. Una mirada sin duda integradora y feminista que su se transmite tanto en sus palabras como en su obra.

Actualmente el 63% del alumnado está formado por mujeres.

Según datos extraídos de TOO MANY FLASH realizando una media de los alumnos matriculados en los cursos académicos 2019-2020 y 2020-2021.

Nuestra visión de la fotografía es vocacional y trasciende por completo la distinción de género. Este factor, por suerte, repercute en que cada vez más mujeres se sienten integradas, incluidas, comprendidas y libres para poder dedicarse a lo que les apasiona, sin limitaciones y sin juicios de ningún tipo, sabiendo que serán tratadas por igual y que pueden desarrollar su potencial e introducirse en el sector profesional por igual.

Gracias a nuestra filosofía como escuela feminista, somos testigo de un incremento constante de mujeres en las aulas. Con lo cual esta tendencia en la que hay más hombres fotógrafos, no solo está cambiando, sino que está invirtiéndose, y sabemos que gracias a ello, cada vez habrá más mujeres preparadas que forjen una trayectoria profesional sólida como fotógrafas, y tendrán una oportunidad como docentes en TOO MANY FLASH y allá donde se propongan. Se prevee que en 5 años ya sea una realidad poder incorporar a antiguos alumnos de la escuela, que hayan adquirido experiencia tras una trayectoria como fotógrafos profesionales en activo, y quieran compartirla con las nuevas generaciones compaginando su actividad con la docencia. 

Si a algo aspiramos con esta comunicación es a poder ser inspiración para muchas otras organizaciones. No subestimemos nuestra capacidad para transformar el mundo y la sociedad con nuestra gestión y decisiones. Tenemos la capacidad, y el deber, de poder influir muy positivamente en nuestro entorno. 

Os presentamos para finalizar a las mujeres que formamos parte del equipo de TOO MANY FLASH, en un homenaje por su dedicación, compromiso y pasión. Cualidades que vuelcan cada día en su labor. Ellas son:

Gracias,

The yellow awards

TOO MANY FLASH

La Escuela de Emprendimiento Fotográfico es referente en el sector por su metodología práctica, dinámica y funcional. Su completo plan de estudios es totalmente flexible y está adaptado mercado laboral actual con una marcada visión internacional y orientación profesional. TOO MANY FLASH es reconocida por ser la plataforma de entrenamiento de los fotógrafos de la nueva, que transcienden la técnica y la creatividad para conquistar nuevas oportunidades en el mercado, elevando los estándares de calidad del sector con su preparación académica y profesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba