Fotografía Abstracta: Consejos para Inspirarte y Capturar Imágenes Increíbles

La fotografía abstracta es un campo expresivo en el que pocos se atreven a incursionar. La falta de reglas hace parecer a este tipo de fotografías algo más sencillo, pero, en realidad, resulta ser todo lo contrario. 

La fotografía abstracta es una sutil vía de expresión para emociones, sensaciones, estados de ánimo y hasta climas.

Si crees que esta es una forma de expresarte en la que te gustaría introducirte, este artículo es para ti. Sigue leyendo, que te contaremos todo lo que necesitas saber para hacer interesantes e increíbles fotografías abstractas

Qué es la Fotografía Abstracta

Es difícil crear una buena imagen abstracta que logre transmitir algo, dada la ausencia de figuras reconocibles o que nos remitan a algún elemento de la realidad: todo aquello que no es figurativo es, por definición, abstracto. 

Esta particularidad de la fotografía abstracta la conecta con lo intangible: emociones, sensaciones, estados de ánimo, incluso climas y temperaturas. Todos pueden expresarse en lo abstracto, por lo que es una rama de la fotografía abierta a la experimentación y a lo lúdico.

Es también un gran recurso para esos momentos en los que la inspiración parece no llegar y nos sentimos bloqueados. Es cuestión de coger la cámara y disparar siguiendo tus instintos, los resultados pueden sorprenderte, ya que, como dijo Picasso, la inspiración debe encontrarte trabajando.

Características y Elementos de la Fotografía Abstracta

Las posibilidades que se abren en lo creativo ante la ausencia de formas reconocibles sin una referencia son enormes. Esto te permitirá jugar con las velocidades, el ISO y el ruido que puede generar en altas sensibilidades, además de la profundidad de campo.

Asimismo, por un lado, pasan a un segundo plano aspectos técnicos como la nitidez y el detalle. Mientras que, por otro lado, toman preponderancia los elementos de la fotografía abstracta, tales como colores, luces, contrastes, texturas, formas, líneas o patrones.

De entre todos estos elementos, destacan particularmente la forma y el color. Estos, junto a una mirada nueva y experimental del mundo que nos rodea, serán un canal expresivo sin igual.

Diferencias entre la Fotografía Abstracta, la Surrealista y la Artística

Hay ciertas similitudes que quizás generen cierta confusión entre la fotografía abstracta, la surrealista y la fotografía artística. Sin embargo, aunque en los tres casos se busque transmitir algo, se trata de procesos creativos diferentes.

Como dijimos, en la fotografía abstracta la cuestión no es “desdibujar” algo por el solo hecho de evitar las formas. Si bien es el tipo de fotografía más experimental, debe haber un mensaje que le dé una razón de ser a esa imagen abstracta que se materializará en las texturas, formas y colores que se fotografíen.

Ya sea un estado de ánimo, una sensación o emoción, e incluso una idea que se exprese mejor desde la abstracción. Todos son motivos válidos y comunicables en este tipo de fotografía.

Dado que transmitir un mensaje de manera no figurativa no es sencillo, la fotografía abstracta es compleja de crear e implica una búsqueda consciente y creativa de aquello que mejor exprese el mensaje a dirigir. Debido a esto, la imagen final suele presentar cierta ambigüedad y vaguedad que la convierten en algo altamente subjetivo para el espectador.

Dado que transmitir un mensaje de manera no figurativa no es sencillo, la fotografía abstracta es compleja de crear e implica una búsqueda consciente y creativa de aquello que mejor exprese el mensaje a dirigir.

Por otro lado, en la fotografía surrealista lo que se busca es evitar esa consciencia y aquellos límites que la realidad y la razón imponen, para crear sin ataduras. Esa es la única manera, según esta corriente, de expresar lo inconsciente y lo irracional. 

Por eso, tantas obras surrealistas tienen ese matiz onírico, dado que los sueños son una enorme fuente de inspiración para este movimiento. Estos nos revelan qué hay bajo la censura de la consciencia. Pensamientos, ánimos y humores silenciados pueden salir así a la luz. 

Para ello, se trabaja el concepto que se representará en la imagen, lo cual puede implicar un desafío creativo relacionado con la puesta en escena o la edición y posproducción de la fotografía.

En este caso, las imágenes también pueden ser ambiguas, pero el mensaje suele ser más reconocible que en la abstracción, al poseer una narrativa más evidente y fácil de entender y con la cual estamos más familiarizados, a través de elementos iconográficos y referencias visuales

Finalmente, en la fotografía artística el mensaje suele ser claro. Y, si bien siempre hay un componente subjetivo que hace que el espectador complete el sentido de la obra, en el momento de hacerlo, cuenta con mucha más información que en la fotografía surrealista y, ciertamente, muchas más aún que en la abstracta.

La fotografía artística hace las veces de microrrelato: hay una historia que se narra a través de la imagen. Por ende, se piensa y diseña la fotografía en función de transmitir ese mensaje específico. Poco es lo que queda al azar en el proceso creativo artístico.

¿Cómo Hacer una Fotografía Abstracta?

Tenemos por costumbre concentrarnos en el todo al observar algo, pero ¿y si nos concentramos solo en una fracción? ¿Solo en los detalles? Hay un ejercicio muy interesante que consiste en elegir un objeto y hacer 10 fotografías diferentes de este. 

Por supuesto, si no juegas con la luz, con la distancia focal, con la velocidad y la atención a cada detalle por insignificante que parezca, te resultará difícil lograr 10 fotos distintas de, por ejemplo, una silla. Y, sin embargo, ¡es completamente posible!

Si, por ejemplo, observas una hoja, hallarás nervaduras, pigmentos, texturas, líneas y diagonales. Obsérvala a trasluz y verás como su apariencia cambia y encuentras más detalles. Libérate de preconceptos, disponte a observar y juega con lo que hay a tu alrededor, ¡te sorprenderás con los resultados!

Por otro lado, cuando decimos “abstracto” no necesariamente tiene que tratarse de una fotografía absolutamente amorfa. Hay diferentes grados de abstracción que puedes explorar. Veamos cada uno a continuación.

Abstracción mínima

Consiste en elegir solo un detalle o fragmento que podría ser reconocible, mientras el resto de la imagen se disuelve en la abstracción. El truco para que funcione este tipo de fotografía abstracta es simplificarla tanto como sea posible.

Abstracción parcial

Este es el tipo de abstracción que solemos encontrar en la fotografía abstracta basada en la arquitectura o naturaleza. Puede haber formas reconocibles, ciertas texturas y las sensaciones que evocan, como áspero, suave, o rugoso.

También puede que aquello que protagoniza la imagen no se encuentre del todo aislado del entorno. Por eso, las fotografías parcialmente abstractas le brindan al espectador nuevas perspectivas y el desafío de reconocer los elementos que la componen, ya que resultan familiares.

Abstracción absoluta

En este caso, los elementos de la fotografía son irreconocibles. Solo pueden notarse formas, colores… Sin embargo, más allá de ello, no es posible reconocer de qué se trata. Por ello, este nivel de abstracción, en una fotografía que funcione y logre transmitir algo, es el más complejo de lograr.

Abstracción absoluta fotografía
Foto de Elina Krima en Pexels

Cómo Componer una Fotografía Abstracta

Donde no hay figuras reconocibles y priman la forma y el color, la composición es importante para dar un cierto “orden” a esos elementos y que sean atractivos a nuestros ojos.

Puedes también recurrir al espacio negativo para destacar y potenciar tu fotografía abstracta. Y recuerda la fuerza de las líneas y diagonales, así como la de los patrones y repeticiones.

Así que, antes que en el equipo, concéntrate en hallar luz de calidad, hacer un uso inteligente de esta y escoger la profundidad de campo adecuada. Piensa también en el contraste lumínico o tonal. Y ya que hablamos de color, evalúa si esos detalles que quieres destacar no lucen mejor en blanco y negro.

Claves y Tips para Capturar Fotografías Abstractas Impactantes

No necesitas de un equipo sofisticado o caro para poder hacer y componer de manera abstracta. Si bien la fotografía macro suele ser lo que asociamos al pensar en detalles o fragmentos como recurso para la abstracción, no necesariamente es así.

Existen lentes de aproximación para tu objetivo. También puedes valerte de teleobjetivos que, usados a ISO bajo, te permitirán recortar y “acercar” la imagen sin generar un ruido excesivo. Asimismo, puedes conseguir lentes tele para el móvil. 

Ten presente que cuanto más “cerrada” esté la imagen en torno a aquello que deseas destacar, más fácil será de leer tu fotografía abstracta, dado que habrá menos distracciones presentes.

Mensaje

La razón de ser de la fotografía que realices. Teniendo claro tu mensaje, será más fácil buscar la manera de plasmarlo mediante una abstracción. Asimismo, será más sencillo defender tu trabajo, ya que la fotografía abstracta no siempre es entendida y, por ello, tiene sus críticos y detractores. 

La razón de ser de la fotografía que realices. Teniendo claro tu mensaje, será más fácil buscar la manera de plasmarlo mediante una abstracción. Asimismo, será más sencillo defender tu trabajo, ya que la fotografía abstracta no siempre es entendida y, por ello, tiene sus críticos y detractores.

En ese caso, recuerda que el arte es subjetivo y procura no tomarlo como algo personal. En lugar de esto, escoge quedarte con el selecto grupo que admira este tipo de fotografías. Nútrete de las críticas bien fundadas que te ayudarán a crecer como fotógrafo y a mejorar la calidad de tus composiciones.

Contraste

En la fotografía abstracta las sutilezas son importantes. Por ello, no te limites al color o blanco y negro, puedes trabajar con la amplia variedad de grises intermedios que aportarán profundidad y matices.

Sombras

Haciendo un buen uso de la luz, puedes crear sombras o destacar las existentes para crear siluetas y resaltar o disimular ciertas formas.

Velocidad 

Este parámetro es de los más usados al crear una fotografía abstracta. Hay 3 posibilidades de introducir la velocidad como recurso creativo en tus abstracciones:

  1. Fotografiando objetos estáticos, puedes mover la cámara como si estuvieras haciendo un barrido. Con cualquier velocidad por debajo de 1/125 ya obtendrás ese movimiento plasmado en tu fotografía. 
  2. Puede que lo que se mueva sea aquello que vayas a fotografiar. En este caso puedes quedarte quieto o seguir ese movimiento haciendo un barrido real pero a baja velocidad. 
  3. Puedes, también, recurrir a las largas exposiciones con trípode y disparador.

En cualquiera de los casos, recuerda que si fotografías a baja velocidad en situaciones de luz mixta, aquellas zonas más iluminadas corren riesgo de sobreexponerse, por lo que lo mejor será buscar zonas de luz homogénea, usar una ISO baja y regular la apertura del diafragma.

Ten presente que no hay una receta, haz tantas fotografías como puedas y quieras hasta dar con aquella que mejor transmita tu idea.

La velocidad es uno de los parámetros más usados al crear una fotografía abstracta.
Foto de Loc Dang en Pexels

Distancia Focal y Fotografía Abstracta

Según la apertura de diafragma que elijas, variará la distancia focal. Abre el diafragma tanto como puedas para reducir la distancia focal y lograr un desenfoque que te ayude a conseguir la abstracción que buscas.

Doble Exposición

Otro recurso sumamente útil para lograr la abstracción es la doble exposición. Aprovecha las funciones que tienen hoy muchas cámaras o recurre a aplicaciones para lograr el efecto. Asimismo, puedes crearlo manualmente en cualquier programa de edición.

Detalle O Fragmento

Como mencionamos anteriormente, elegir un detalle o un fragmento como protagonista de nuestra fotografía es una manera de lograr la abstracción. 

Si no cuentas con lentes macro o prefieres no trabajar con ellas, si desactivas el enfoque automático y excedes la distancia mínima de enfoque, no importa qué profundidad de campo escojas, la imagen saldrá desenfocada. Ten esto en cuenta y úsalo a tu favor.

Respecto a los objetivos, si eliges trabajar con un angular, deberás acercarte tanto como sea posible para evitar cualquier referencia que haga identificable el elemento fotografiado. Por otro lado, si cuentas con un objetivo con zoom, esta será una mejor opción para descontextualizar la escena.

Encuadres

Mientras que rellenar el encuadre es la mejor manera de eliminar toda duda sobre qué es lo que protagoniza la fotografía, los encuadres negativos permiten que la imagen respire y ayudan a resaltar el elemento protagonista. 

Balance De Blancos

Las fotos siempre pueden ser mejoradas o modificadas digitalmente para lograr el objetivo de comunicar aquello que deseamos transmitir. En este sentido, trabajar sobre el balance de blancos en posproducción puede ser una buena estrategia.

Blanco y Negro Vs. Color

Si bien, el blanco y negro es perfecto para resaltar sombras o exagerar contrastes que hagan el elemento protagonista menos reconocible, ya hemos mencionado que el color es clave en la fotografía abstracta.

El color es un poderoso recurso expresivo y, ante la ausencia de formas reconocibles, tiene un rol protagonista en la fotografía abstracta. Pero a la hora de escoger colores para fotografiar, ten en cuenta que aquellos tonos muy saturados y con brillo pueden darte una imagen sobreexpuesta. 

Esto último suele suceder con tonos como el blanco o el amarillo que saturan la imagen ocasionando este problema. 

Otros recursos para Capturar una Fotografía Abstracta

En el momento de descontextualizar una imagen, puedes jugar con las sombras y reflejos o fotografiar a través de elementos translúcidos. Recipientes con líquidos como agua, aceite u otros coloreados, vidrios, bolsas plásticas, medias de nailon, son recursos expresivos que te ayudarán a lograr esa abstracción que quieres. ¡Atrévete a explorar posibles resultados!

Conclusión

Los seres humanos somos seres realmente complejos y comunicar lo que llevamos por dentro puede ser desafiante. En esto, la fotografía abstracta puede ser un interesante recurso que puedes explorar con curiosidad y libertad creativa.

Sin lugar a dudas, con los consejos que te hemos dado, lograrás interesantes resultados si te arrojas a la experimentación. Recuerda que lograr una buena abstracción es algo complejo que requiere de práctica. Entrena tu mirada y disfruta del recorrido que hagas, en lugar de pretender dar con “la foto” al primer intento.

Asimismo, si deseas formarte en el manejo manual de tu cámara, en iluminación o composición para lanzarte a experimentar con buenas bases, apúntate al Curso Profesional de Fotografía en TOO MANY FLASH, donde aprenderás de fotógrafos profesionales en activo que acompañarán tu recorrido en esta apasionante disciplina.   

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese: 

Iluminación en fotografía

7 Razones por las que Deberías Realizar un Curso de Iluminación Fotográfica

8 señales que te muestran que debes formarte en fotografía

Top 5 de los Mejores Cursos de Iluminación en Fotografía

Iluminación Fotográfica: Retos Comunes y Tips para Solucionarlos

The yellow awards

TOO MANY FLASH

La Escuela de Emprendimiento Fotográfico es referente en el sector por su metodología práctica, dinámica y funcional. Su completo plan de estudios es totalmente flexible y está adaptado mercado laboral actual con una marcada visión internacional y orientación profesional. TOO MANY FLASH es reconocida por ser la plataforma de entrenamiento de los fotógrafos de la nueva, que transcienden la técnica y la creatividad para conquistar nuevas oportunidades en el mercado, elevando los estándares de calidad del sector con su preparación académica y profesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba